Coach de resultados

Blog

No todo es arcoíris y rosas

Así como en nuestra vida personal, no todos los días van a ser divertidos, de risas, de cumplir objetivos, de seguir el plan al pie de la letra.

No, la verdad es que si puedo describir cómo ha sido la jornada desde que decidí emprender, sería algo muy parecido a aprender a caminar.

Imagínate a ti misma desde pequeña, aún sostenida en los brazos de tus padres (o las personas que te criaron), tratando de dar los primeros pasos, a veces con ellos cerca cuidando de ti para que nada malo te pasara, y a ratos donde tu ansiedad y curiosidad eran más fuertes para esperar a nadie más que solo te atrevías a moverte sin saber que estabas haciendo, hasta que en un momento te paraste firme y sentiste que habías conquistado el mundo y paf… de vuelta al suelo.

Va ser un camino solitario, con altos y bajos, con días de felicidad y alegría, con días de tristeza y confusión…

Pero, si vuelves a esa pequeña versión tuya y la comparas contigo en este preciso momento, pudiste aprender a caminar? 

Si la respuesta es si, algo pasó dentro de tu mente o tu poder personal que hizo que te pararas inclusive después de todos los porrazos que te diste, algo paso dentro de ti que fue mas fuerte que tus miedos, algo paso dentro de ti que te hizo repetir esa acción tantas veces que se volvió una costumbre hasta que ya nunca mas miraste hacia atrás y lejos quedaron los días de gatear por los suelos.

Para qué vamos a entrar en el detalle de los desafíos que vinieron después, como correr, o andar en patines o bicicleta… uff!!

Siempre (SIEMPRE) va a haber un obstáculo en el camino que nos va a hacer dudar, que nos va a poner triste, que nos va a hacer cuestionarlo todo, que nos va a hacer sentir inseguras, que nos va a doler en lo más profundo…

Pero tu realmente quieres dejar que eso te debilite? O quieres aprender a abrir tu mente y tu corazón a ver otros horizontes?

Porque quizás es solo una desviación en el camino, que no habías visto antes y que ahora te das cuenta que en vez de alejarte de tu meta, realmente te está acercando nuevas oportunidades que no habías visto antes, o que quizás no estabas preparada para recibir.

Lo más importante es estar abierta a las preguntas, a escucharte, a entenderte y por sobre todo a quererte.

Cuando dudo de mí es cuando más amor propio he necesitado.

Cuando me duele la espalda, es cuando más ansiedad he tenido.

Cuando no puedo dormir, es cuando más preocupaciones he tenido.

Y si no doy el espacio para escucharme, entonces no me estoy dando permiso para crecer.

No tienes que hacerlo sola, no tienes por qué conquistar la cima el día 1.

Crea un plan que sea alcanzable, con un objetivo grande que sea desafiante.

Busca un grupo de personas que estén viviendo algo parecido a ti y apoyarte en esa comunidad.

Saca lo que tienes adentro, muchas veces nos encerramos en nuestras inseguridad y creamos un espiral sin fin que lo único que hace es alejarnos de lo que realmente queremos.

Cuando verbalizo lo que tengo en mi cabeza, bueno o no tan bueno, escucho las palabras y puedo cuestionar si realmente tiene sentido el significado que les estoy dando, o incluso cuando son buenas ideas y estoy muy emocionada terminan mejorando a medida que las voy sacando de mi mente.

Sí estás pasando por un período de incertidumbre, de dudas, de soledad, quiero decirte que no estás sola!

Y si no tienes alguien de confianza para conversar, o una comunidad dónde abrirte y ser tú misma, puedes escribirme y yo voy a estar feliz de ayudarte.

Esta pagina es un puente, donde te comparto todo lo que me faltó en este camino y que me hubiese gustado haber encontrado antes, para que tu puedas ahorrarte algunas de las lecciones del proceso.

Qué tengan un hermoso fin de semana!

Tu mayo poder es ser tu misma, en todas tus etapas <3 

Artículos recomendados